Nuevos brotes de la pandemia agobian a Italia

Este ha sido uno de los países europeos que han sido más golpeado durante la primera fase del coronavirus, aunque este parece controlado. A ello han surgido algunos expertos que consideran que no se han venido haciendo las pruebas «a las personas apropiadas». Lo cierto es que han transcurrido tres días sin que haya fallecido alguien debido al coronavirus en Lombardía, siendo esta la región que más ha padecido debido a la enfermedad.

Pero en medio de todo, han llegado buenas noticias desde este territorio del norte del país en donde se encuentra Bérgamo, que fue el epicentro europeo en los inicios de la pandemia, cosa que es el mejor reflejo de la fase estable, que en apariencia vive la Covid-19 en el país. Mientras otros países como España, Francia, Alemania o Rumanía se han visto afectadas con nuevos brotes, lo que ha obligado nuevamente a imponer restricciones en diversos casos.

En la primera nación europea a pesar de haberse visto avasallada por el coronavirus, ahora la enfermedad parece controlada, cosa que al menos reflejan los datos oficiales, donde recientemente se registraron 255 nuevos casos y cinco muertes, por lo que la cifra total de fallecidos es de 35.107.

Durante los últimos días, la Policía se ha encargado de imponer multas que llega a los 1.000 euros a personas que se encuentran en distintas ciudades que no han llevado puesta la mascarilla en sitios en donde es obligatorio su uso. Las sanciones han recibido una amplia cobertura mediática, cosa que muestra la intención de que las mismas mantengan un efecto persuasivo y además, ayuden a convencer a la población de que se debe continuar utilizando dichas protecciones a fin de evitar los contagios. En sitios como Roma y otras ciudades, suele ser habitual encontrar aglomeraciones nocturnas en las zonas de copas por la noche donde casi nadie lleva puesta la mascarilla.

Bajo tal comportamiento, resulta un aliciente saber que en Italia se reflejan mejores datos hospitalarios, ya que solo 735 pacientes han sido ingresados, mientras que 44 se encuentran en cuidados intensivos. Hasta el momento no se han apreciado señales de rebrotes, de los que apenas informan las autoridades, pero además han quedado en el recuerdo esas semanas de colapso sanitario que fueron vividas durante la pasada primavera debido a la Covid-19. Más allá de que esta hace un llamado al optimismo, los expertos no terminan de explicarse por qué en Italia, a diferencia de los países de su entorno, no surgen nuevos focos.

Para Andrea Crisanti, quien es profesor de Microbiología de la Universidad de Padua y uno de los virólogos más respetados del país, «Tal vez no estamos haciendo las pruebas a las personas apropiadas», pero además comentó que «Los casos en España y Francia están aumentando y no creo que en Italia estemos haciendo nada especial.

Hay que entender el motivo. Puede ser que no busquemos lo suficiente. No digo que no haya que tener esperanza, pero a los italianos les pido que tengan en consideración que el peligro no ha pasado», en sus declaraciones a la agencia Adnkronos. Ante ello, se han realizado 40.000 pruebas a fin de detectar el patógeno.